La distribución de mercancías en la nueva era del e-commerce

distribucion mercancias e-commerce

La distribución de mercancías de última milla es, probablemente, la parte más crítica dentro del proceso de distribución de mercancías, y abarca el tramo que va desde el último lugar de almacenaje de un producto y el punto de entrega al consumidor final. Un concepto más que revolucionario en este mundo en el que las compras online van en aumento.

En el siguiente post vamos a analizar el proceso de la distribución y las soluciones que están ya implantándose o que se implementarán en un futuro.

Retos actuales

Lo primero que habría que destacar es la creciente evolución de las e-commerce en nuestro país estos últimos años. Según la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia, en este ultimo año 2016 las compras han alcanzado una facturación de 24.185 millones de €, un 20% más que el año anterior. De acuerdo con el estudio eCommerce 2016 elaborado por Elogia y la IAB España, más del 70% de los usuarios online en nuestro país compra con una frecuencia de 2.4 veces al mes con una media de 75€.

Con estos datos nos podemos hacer una idea de la gran evolución que ha tenido el comercio online en estos últimos años, que pese a ser relevante, no son más que el principio de lo que está por venir. Se espera que en los próximos años en España esta cifra aumente ya que todavía tenemos una cuota inferior comparada con otros países.

Según las predicciones, doblaremos en número de compras realizadas alcanzando así a países como Dinamarca o Finlandia, pero también debemos de tener en cuenta la transición hacia e-commerce por parte de los profesionales, no solo a nivel particular.

Los hábitos de compra y el perfil de los compradores están cambiando y seguirán cambiando en los próximos años, volviéndonos más exigentes, queriendo esperar menos tiempo desde la compra hasta la llegada de nuestro producto a casa o a la oficina. También el catálogo de productos en internet cada vez es más extenso (si es que no lo abarca ya todo, claro está). Y estas tendencias irán en aumento conforme pasen los años, desde luego no son pasajeras y aquí está el ejemplo claramente además de un incremento drástico en la actividad de distribución de mercancías.

Soluciones para adaptarnos

Es muy importante que las empresas se adapten a esta nueva era y que trabajen el rediseño de sus redes de distribución si quieren seguir siendo competitivas, mantener el nivel de servicio y, no menos importante, minimizar su impacto en el medio ambiente.  

Por ejemplo, un taller mecánico compra todas las piezas que necesita para los vehículos a través de una tienda, o distribuidor, recogiéndolas físicamente en el punto de venta. En un futuro no muy lejano, el taller podría llegar a tener una aplicación en el móvil que le permita, con un solo click, poder pedir todas las piezas que necesite y sabiendo que le van a llegar en tan solo cuestión de horas. Este pequeño ejemplo, podría tener un gran impacto en el sector de distribución de piezas y es exportable a otros muchos sectores como el de la construcción o el de la hostelería.

Sobre el autor