socio e-commerce

Para hacer frente a la nueva realidad económica y social en los últimos años los almacenes de logística han tenido que hacen frente a importantes cambios en su forma de gestión, especialmente en aquellos sectores que están estrechamente vinculados con el e-commerce o comercio online, como ocurre con el mundo de la moda.

Las ventas online no han parado de crecer a nivel mundial en los últimos cinco años y el sector de la moda es uno de los que más crecimiento ha experimentado. Según un reciente estudio de eMarketer, para 2019 las ventas de moda en la web supondrán un 12,4% de su volumen de negocio en todo el mundo, con crecimientos anuales que podrían rondar un 25%.

La venta online de ropa se ha incrementado de forma notable en todo el mundo, siendo China uno de los países en los que más compras de moda se realizan online, gran parte de ellas además a través de dispositivos móviles.

Este incremento de las ventas en el sector ha sido posible gracias a las mejoras llevadas a cabo por vendedores y operadores logísticos en el área logística. Los almacenes de logística se han convertido en los custodios de las prendas que van a llevarse en las futuras temporadas, adoptando mayores medidas de seguridad para evitar que las prendas puedan ser sustraídas para su venta o imitación, pero a la vez han permitido que los pedidos puedan llegar de una forma rápida a los consumidores particulares.

Los expertos creen que un aumento de la oferta a nivel mundial, unido a un número cada vez mayor de categorías de prendas disponibles, la implantación de medios de pago seguros online y sistemas logísticos que garanticen una rápida entrega y una devolución de prendas rápida y efectiva, contribuirán durante los próximos cinco años a un desarrollo todavía mayor de la venta de moda online.