Contar con asesores de comercio exterior es imprescindibles para negociar en China

La internacionalización es un objetivo que persiguen empresas de todo tipo y tamaño y para muchas de ellas China se ha convertido en uno de sus objetivos prioritarios, ya sea para vender sus productos o servicios en el creciente mercado chino o para buscar allí proveedores que permitan obtener productos a un precio más barato.

Pero operar en China no es fácil para las empresas y menos si éstas no cuentan con asesores en materia de comercio exterior. Hay que tener en cuenta que China no es un mercado único, existen diversas zonas en las que las costumbres de consumo son diferentes y en las que además las empresas pueden encontrarse con legislaciones diferentes.

Además del idioma y la legislación, para las empresas que desean fabricar en China es especialmente importante asegurarse que no están infringiendo la propiedad intelectual de ninguna empresa que ya opere allí, algo que es vital para evitar sanciones.

Producir en China no es tan fácil como puede parecer a simple vista si no se cuenta con un asesor que conozca a la perfección este mercado, pero tampoco es fácil intentar entrar en el mercado chino a través de las exportaciones. Aunque hay productos españoles que tienen una gran demanda en China, hay otros cuya entrada en el país está absolutamente prohibida, por lo que antes de iniciar las operaciones de exportación es conveniente asesorarse sobre esta materia para evitar posibles perjuicios.

Para los ciudadanos chinos la confianza en su socio es algo imprescindible, lo que hace que los negocios no se realicen tan rápido como en occidente. Una vez más, contar con un asesor experto puede ser la mejor manera para agilizar los trámites y garantizar a los empresarios chinos que la empresa española que quiere negociar con ellos es una empresa que ofrece garantías y que es de confianza.