almacenaje

El almacenamiento es una actividad esencial dentro de la cadena de suministro. Almacenar consiste en dar una ubicación específica a una determinada mercancía dentro de la bodega de almacenamiento, de forma que esa mercancía pueda ser encontrada rápidamente cuando sea necesaria.

Una vez que la mercancía llega al almacén es descargada del camión y se procede a las tareas de recepción y control. Una vez que se ha controlado la mercancía se procede a la ubicación de la misma dentro del almacén y se deja constancia del lugar en que ha sido posicionada.

El almacenamiento en logística reporta múltiples beneficios para las empresas. A nivel económico el uso de almacenes permite reducir el coste de transporte, trasladando la mercancía desde aquel almacén que se encuentra más cercano al punto en el que deben entregarse los productos.

A nivel comercial el contar con un servicio de almacenamiento en logística garantiza a las empresas un abastecimiento constante y les permite dar una respuesta rápida a los cambios inesperados que puedan producirse en la demanda de un determinado producto o productos.

El almacenamiento también tiene importantes beneficios a nivel financiero y es que poder responder de forma óptima a los clientes es sinónimo de obtención de beneficios.

Existen diversos sistemas de almacenamiento y cada uno de ellos tiene sus propias ventajas respecto a los productos a los que está destinado. Antes de elegir un sistema de almacenamiento  las empresas dedicadas al almacenaje deben evaluar cuestiones como el coste de inversión, el costo de manipulación, la capacidad de manipulación y el índice de utilización del suelo. Analizando estos factores las empresas pueden diseñar un sistema de almacenamiento que reporte a sus clientes un servicio eficiente con valor añadido y a un precio competitivo. Pero para ello también será necesario contar con un buen sistema de gestión de stock que permita mover rápidamente las mercancías.