El comercio internacional ofrece una gran cantidad de oportunidades para las empresas. Los procesos de internacionalización o globalización que hasta hace unos años eran algo casi exclusivo de las grandes empresas, hoy están al alcance de las pymes.

Las pymes españolas necesitan de la internacionalización para seguir generando valor, por ello cada vez son más las empresas de este tipo que se atreven a dar el salto y globalizan sus operaciones.

Los ACE (asesores de comercio exterior) pueden ser una gran ayuda en este tipo de procesos. Contar con los servicios de profesionales de esta rama supone para las empresas un gran ahorro de tiempo y dinero.

Los asesores de comercio exterior se encargan de asesorar a la empresa en todo su proceso de internacionalización. Un servicio de consultoría de implantación internacional facilita el contacto entre la empresa que desea llevar sus productos o servicios al extranjero y los Estados a los que puede llevar sus mercancías.

A través de los asesores de comercio exterior la empresa que pretende globalizarse puede estar al día de las tendencias en el mercado exterior, de las oportunidades y amenazas que puede haber para ella fuera de las fronteras nacionales y de los aspectos legales que necesita conocer para poder operar en un país extranjero.

Las empresas que ofrecen servicios de asesoría en comercio exterior dan a sus clientes un servicio integral que engloba todas aquellas operaciones que son necesarias para conseguir la internacionalización: desde la elaboración del plan estratégico de crecimiento internacional a la organización de misiones comerciales, pasando por la búsqueda de nuevos proveedores y nuevos mercados y por la información sobre la regulación de los mercados internacionales.

Contar con los servicios de asesores de comercio exterior es contar con ayuda en la realización de trámites y gestiones que pueden ser complejas y desconocidas para las empresas que no tienen experiencia en el mercado exterior.