asesoramiento experto

La reducción de costes es siempre uno de los objetivos clave que todas las empresas intentan alcanzar.

En un entorno en el que cada vez hay más competencia y la venta de productos se complica cada vez más, la reducción de costos puede ser la clave para incrementar la rentabilidad del negocio.
La externalización del área logística suele ser una de las principales decisiones que toman las empresas cuando intentar ahorrar costos, pero no hacer una buena decisión en este área puede provocar que el ahorro sea menor del esperado.

La planificación de la cadena de suministro es algo que puede dejarse en manos de profesionales, pero externalizar este servicio no supone que la empresa productora deba desentenderse totalmente del mismo. De hecho, recientes estudios ponen de manifiesto que una buena comunicación entre el operador logístico y el productor puede llegar a suponer un ahorro de hasta el 25% en el costo logístico.

Para que una cadena de suministro sea lo más eficiente posible es necesario que en la planificación de la misma intervengan diferentes departamentos y que se tomen decisiones en diferentes niveles empresariales. Coordinar estas operaciones es la mejor manera de evitar que la gestión se complique más de lo debido para todas las partes implicadas y de facilitar que los niveles de stock sean los más adecuados en cada momento, lo cual a su vez puede suponer otro importante ahorro.

Un diseño común de procesos, evaluaciones periódicas del rendimiento y la puesta en práctica de propuestas conjuntas del operador logístico y el productor, pueden llegar a ser la mejor manera de ahorrar costos.

Una vez más queda patente que los procesos logísticos deben ser cada día más flexibles y con capacidad para adaptarse a las diferentes necesidades de cada cliente. Sólo de esta forma se consigue un servicio óptimo que da lugar a una cadena de suministro eficiente y más económica.