socio e-commerce

El sector del transporte y la logística está siempre en constante cambio y evolución para adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes implementando nuevas estrategias y herramientas, por ello se dice que el crecimiento logístico es dinámico.

El objetivo principal en el sector de la logística y la distribución es que el producto llegue en óptimas condiciones desde un sujeto a otro. Una mercancía perdida o que llega a su destinatario dañada es una pérdida de dinero para todos los implicados en la cadena de suministro, por eso es imprescindible adoptar nuevas medidas para que la entrega sea exitosa.

Para que una entrega sea exitosa deben cumplirse cuatro premisas: la entrega debe hacerse dentro del plazo previsto; el pedido debe entregarse de forma completa al cliente; ni el embalaje ni la mercancía deben haber sufrido daños; la mercancía debe acompañarse de facturas y otra documentación pertinente.

Existen muchos factores que pueden hacer que una o varias de esas premisas no se cumplan. Los nuevos retos para el crecimiento logístico implican llevar a cabo una correcta monitorización de todo el proceso de la cadena de suministro para conocer en qué momento se ha producido el incidente que ha provocado que no se cumpla alguna de las premisas de una entrega exitosa.

Para conseguir que la entrega sea exitosa las empresas deben fijar las premisas antes señaladas como objetivos a cumplir y concienciar a todos los trabajadores implicados en el proceso de la vital importancia de cumplirlas todas.

Una vez fijados los objetivos pueden determinarse las herramientas de monitorización que van a ayudar a tener más información sobre lo que ocurre a lo largo del proceso de distribución. Mediante el análisis de los datos aportados por esas herramientas se pueden tomar medidas y adoptar nuevos mecanismos para solventar los fallos detectados.