Desafíos del almacenaje en Barcelona

Desafíos del almacenaje en Barcelona, cuáles son los actuales

Las ciudades portuarias tienen certera conciencia de la globalización de mercados, pues a lo largo de la historia han ido afrontando los retos del comercio internacional, entre ellos la creciente demanda de lugares de almacenaje que cumplan con las necesidades del mercado y las progresivas normativas de exportación e importación.

Barcelona no es la excepción y se compromete con ello.

En su puerto se mueven más de 60 millones de toneladas anuales en diversas mercaderías, la décima parte en formato convencional, es decir que alrededor de 10 millones de toneladas no están en contendores ni a granel, por lo que antes de entrar a puerto tendrán que estacionarse en algún almacén para controlar stock y realizar o esperar las autorizaciones de los trámites aduaneros.

Almacenes autorizados como ADT y LAME

Al importar mercaderías no comunitarias, por vía marítima o por carretera, los bienes deben permanecer bajo control aduanero hasta que se emita la importación. Ese proceso tiene un plazo máximo (y prorrogable según trámite) de 20 días si ingresa por carretera o por vía aérea, y de 45 días si llegó por vía marítima; mientras tanto, las mercaderías tienen que quedar alojadas en un Almacén de Depósito Temporal (ADT).

Por su parte, hay almacenajes en Barcelona registrados como Local Autorizado para Mercancías de Exportación (LAME) que tienen la ventaja de contar con la posibilidad de efectuar operaciones aduaneras o despachos de exportación mediante recepciones parciales y de agrupamiento, sin necesidad de que las mercancías tengan que ser llevadas hasta la Aduana.

La especialización productiva portuaria de ciudades como Barcelona la convierte en eje de crecimiento y desarrollo económicos, dinamismo que intensifica la demanda de servicios eficientes y a costos razonables.

El transporte y almacenamiento de bienes de importación y exportación toman gran relevancia en los planes de desarrollo sostenibles y las compañías responsables de almacenaje en Barcelona se ponen a la altura.

Sobre el autor