operador logistico

El almacenaje podría disminuir costos con camiones eléctricos.

La eficiencia energética es uno de los objetivos más buscados a nivel europeo y es un tema que interesa y mucho a empresas y particulares.

El precio del petróleo suele ser un factor influyente en el costo de determinados servicios y la logística y el almacenaje no escapan a su ámbito de influencia. Para un sector como el de la logística en el que la mayoría de los traslados de mercancía de un lugar a otro se siguen haciendo por carretera, el precio del combustible es uno de los factores más importantes a tener en cuenta.

En los últimos años se han estado desarrollando vehículos eléctricos capaces de funcionar con una batería que se recarga conectándola a la corriente eléctrica, innovación que ha llegado también al mundo de los vehículos comerciales.

Los camiones eléctricos tienen múltiples ventajas respecto a los camiones tradicionales que funcionan propulsados por combustibles fósiles.

Al no tener un motor de combustión este tipo de vehículos requieren de un menor mantenimiento. Las baterías tienen un mantenimiento más sencillo y las últimas innovaciones tecnológicas permiten que su recarga sea más rápida y que la duración de la carga sea mayor.

El precio del kilovatio hora es siempre más barato que el precio del litro de diésel, por lo que el uso de camiones eléctricos puede suponer un importante ahorro para las empresas del sector de la logística.

Un mayor ahorro en combustible y en mantenimiento supone una reducción de los costos que se traduce a su vez en poder ofrecer el producto al cliente final a un precio más barato.

Además de ventajas económicas, el uso de camiones eléctricos tiene importantes ventajas para el medio ambiente, al reducir de forma notable las emisiones nocivas emitidas por cada vehículo a la atmósfera. De esta forma se consigue un medio ambiente menos contaminado y un aire más limpio, a la vez que se consiguen los objetivos marcados por la Unión Europea en materia de eficiencia energética.