Operador logístico internacional

Operador logístico internacional


El transporte internacional de mercancías y su importancia creciente en el comercio internacional


Los procesos comerciales internacionales representan grandes oportunidades a la vez que desafíos a la hora de competir y mejorar los resultados financieros.

En el contexto de globalización e ecommerce, la optimización de los tiempos de entrega representa un aspecto cada vez más importante, a la vez que repercute en la fijación de precios en diferentes escalas.

La importancia del trasporte terrestre en el comercio internacional

Los medios que se utilizan para el transporte internacional de mercaderías incluyen tanto marítimo y aéreo, como ferroviario y multimodal. De cada uno de ellos dependen los costos, tiempos, así como volumen y peso de entregas.

Sin embargo, el transporte terrestre es el que presenta tres ventajas principales para la dinámica del comercio actual: es directo, rápido y económico.

Aunque siempre dependerá de los trayectos y el volumen de carga, la vía terrestre es una de las mejores alternativas para el traslado de mercancías en corta y media distancia, así como para cargas pequeñas y pesadas.

Otra ventaja competitiva del transporte terrestre son las opciones de carga completas o cargas agrupadas (grupaje). Si bien son opciones también disponibles en otros medios, los costos pueden resultar significativamente menores, en particular para pequeñas y medianas empresas o para cargas que incluyen elementos pequeños y livianos.

Gracias a la centralización en nodos o hubs logísticos, el transporte terrestre se integra fuertemente en las operaciones de transporte multimodal, que ofrecen ventajas en cuanto a reducción de costes y tiempos de entrega.

Fases del transporte internacional de mercaderías

Todo lo anterior se traduce para el sector de transporte y logística, tanto en oportunidades, como en desafíos. Con el aumento la demanda de servicios, los procesos internos deben estar perfectamente calibrados y ser ejecutados con diligencia y precisión.

Entre las fases a calibrar se encuentran:

  • Contrataciones, para el comercio internacional se exigen contratos entre el expedidor, el transportista y el destinatario.
  • Preparar mercancías, conocida como fase estática, que incluye el embalaje y la colocación en el transporte.
  • Asegurar la mercancía, a fin de evitar pérdidas derivadas de cualquier eventualidad que pudiera dañar o deteriorar los productos transportados.
  • Trámites administrativos y gestiones de aduanas, cada operación tendrá que cumplir con una serie de requisitos exigidos internacionalmente para realizar el despacho.

La regulación de todo el proceso de transporte internacional de mercaderías está en los denominados “incoterms” (Términos Internacionales de Comercio), por lo que es importante elegirlos y definirlos en cada operación.