El CRM es clave en las operaciones de almacenaje

El CRM “Customer Relatinship Management”  es un concepto empleado cada vez más en el mundo empresarial.

Este concepto puede hacer referencia tanto a una forma de gestión de la organización empresarial como a un software informático desarrollado especialmente para llevar a cabo la gestión de las relaciones con los clientes. En cualquiera de sus dos acepciones, el CRM puede ser la clave para el éxito en las operaciones de almacenaje. 


 El CRM es clave en las operaciones de almacenaje.


Las formas de gestión de stocks han evolucionado mucho en los últimos años y en la actualidad las empresas que recurren a un operador logístico lo que buscan es un servicio que esté cada vez más personalizado y es aquí dónde cobra importancia el CRM.

Como modelo de gestión empresarial el CRM tiene como objetivo utilizar la información para convertir el conocimiento obtenido en una ventaja competitiva, posicionando a la empresa por encima de la competencia al adaptarse de forma más rápida a las nuevas necesidades del mercado. Para ello la empresa debe estar en contacto directo con la realidad del sector en el que opera, pero a la vez debe intensificar el contacto con sus clientes, estando al tanto de lo que necesitan y de aquellos aspectos que precisan mejoras.

En su versión de software para agilizar la relación con los clientes, el CRM también es de gran utilidad en las operaciones de almacenaje ya que permite crear de forma rápida y sencilla una base de datos que permite conocer rápidamente las especificidades de cada cliente, lo que facilita el poder ofrecer a cada cliente el servicio que busca.

El objetivo del CRM es ayudar a las empresas a mejorar día a día y en este sentido el software también juega un importante papel. A través de la analítica de los datos recogidos pueden hacerse previsiones sobre la forma en qué evolucionará el mercado o las necesidades de un cliente concreto, de forma que pueden hacerse promociones y campañas de marketing mucho más segmentadas.