Paquetería express

Pocos sectores han crecido tanto dentro de la economía a nivel mundial como lo ha hecho el comercio electrónico.

España se ha posicionado como uno de los países en los que más ha crecido el conocido como e-commerce. Cada vez son más los consumidores que se animan a hacer sus compras en Internet, algo que les permite comparar diversos productos y examinar diferentes ofertas.

La mayor demanda por parte de los consumidores ha hecho aumentar el número de empresas dedicadas al comercio online. Algunas han complementado sus tiendas físicas con tiendas en la Red, mientras que otras han apostado directamente por tener únicamente presencia online. En cualquiera de los casos, este aumento de las tiendas online ha supuesto un nuevo reto para la logística.

Los clientes que buscan productos online no quieren encontrar únicamente un buen precio, sino que cada vez con mayor frecuencia exigen un plazo de entrega breve, a ser posible no vaya más allá de las 48-72 horas.

Las tiendas de e-commerce implantadas en España no sólo tienen que competir con tiendas ubicadas en el extranjero ofreciendo sus productos a un mejor precio, sino que además deben ser capaces de hacer llegar la mercancía a los consumidores lo antes posible, lo que ha dado lugar a un incremento de los servicios de paquetería exprés en los envíos nacionales.

Las empresas de paquetería exprés han tenido que trabajar contra reloj para adaptar su oferta a las nuevas demandas de los consumidores. Ya no basta con hacer la entrega rápido, sino que además hay que dar al consumidor más opciones a la hora de recibir su pedido.

Factores como la ampliación de la franja horaria de entrega de paquetes, hacer reparto los sábados o facilitar la recogida de los productos comprados en los puntos de conveniencia, son las medidas que las empresas de paquetería exprés están teniendo que poner en marcha para poder ofrecer un servicio verdaderamente competitivo cuando se trata de envíos nacionales. No se trata sólo de hacer que el producto comprado llegue pronto a manos del consumidor, sino que el servicio de entrega debe ser lo más personalizado posible a las necesidades del cliente.

Atrás quedan los tiempos en los que las empresas de paquetería marcaban el ritmo de entrega de las mercancías, ahora son los clientes los que tienen el poder a la hora de decidir dónde y cuándo quieren recibir los productos que han comprado online. Precisamente por ello se ha vuelto imprescindible para las empresas especializadas en comercio online contar con un buen socio logístico.