socio e-commerce

El ecosistema del e-commerce en España atraviesa un buen momento y sigue creciendo año a año, pero todavía existen más de un 40% de consumidores españoles que no se han decidido a hacer sus compras online.

Entre las principales causas que hacen que una determinada cantidad de personas decidan no probar las compras online, están el miedo a la hora de ceder datos personales, especialmente cuando se trata de datos bancarios y la desconfianza hacia los medios de pago online.


El aspecto de las tiendas online también juega en ocasiones en contra de este negocio. Una tienda online debe resultar atractiva para el comprador y renovarse con la misma frecuencia con que lo haría una tienda física. Las tiendas online con webs antiguas o poco llamativas no resultan atractivas para los consumidores.


El servicio de atención al cliente es otro de los puntos débiles que los consumidores españoles perciben en las tiendas online. La dificultad a la hora de contactar con el vendedor ante cualquier problema es un factor que preocupa y mucho a los consumidores españoles.

El servicio logístico es un punto fundamental, teniendo un papel protagonista a la hora de que un consumidor decida o no hacer su compra online.

Los clientes no tienen disponibilidad para estar todo el día en casa pendientes de la llegada del paquete, por eso exigen una mayor concreción por parte de las empresas a la hora de determinar la hora de entrega o la puesta en marcha de puntos de entrega alternativos que permitan al consumidor recoger su mercancía cuando mejor le venga.

La devolución del producto es otro de los temas que preocupa a quienes nunca han hecho una compra online. En este sentido tiendas y empresas de logística deben establecer estrategias que permitan que la devolución sea lo más cómoda y sencilla posible para el cliente.