Cargo truck

A principios del mes de julio se puso en marcha el programa de desvíos bonificados para que los camiones abandonaran sus rutas tradicionales y aumentaran su circulación por las autopistas, con el objetivo de liberar las carreteras de tantos camiones especialmente durante la época estival, aumentar la seguridad en carretera y mejorar la eficiencia de las empresas del sector del transporte de mercancías consiguiendo rutas más rápidas.

El programa estará en vigor hasta el próximo mes de noviembre y aquellas empresas y profesionales que decidan hacer uso de los tramos de autopista que forman parte del programa de desvíos bonificados recibirán una compensación económica para compensar el mayor gasto que deben hacer al recurrir a autopistas de peaje.

Se trata en principio de un programa piloto cuyo objetivo es elaborar posteriormente un estudio que evalúe la viabilidad de desviar obligatoriamente el tráfico de camiones a autovías y autopista de peaje en aras de conseguir una mayor seguridad vial.

Manuel Niño, secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, ha manifestado que el plan de desvíos bonificados todavía no lleva en marcha el tiempo suficiente para poder hacer una valoración del mismo, pero que confía en que el programa pueda seguir funcionando durante 2016. Destacando además que el Ministerio de Fomento destinará nuevos esfuerzos a dar una mayor publicidad a este proyecto y que espera poder contar en esa labor con más apoyo de las principales asociaciones del transporte por carretera.

Frente a las declaraciones de Niño, las estadísticas y las informaciones manejadas por las organizaciones que representan a los profesionales del sector ponen de relieve que hasta el momento la mayor parte de los transportistas no han mostrado interés por hacer uso de los tramos bonificados y que la mayor parte de ellos siguen manteniendo sus rutas habituales de circulación.