Internet ha influido de forma notable en nuestras vidas y ha modificado incluso nuestros hábitos de consumo. Si hasta hace no demasiado tiempo los consumidores eran reacios a hacer sus compras online, hoy en día el e-commerce se encuentra en pleno auge.

El miedo a hacer el pago online o a recibir algo diferente a lo que se había comprado eran los hándicaps más habituales cuando se trataba de compras online hace unos pocos años. Pero afortunadamente el desarrollo de medios de pago online seguros y el buen hacer de las empresas dedicadas al e-commerce, han hecho que en unos pocos años las ventas online se hayan disparado.

A la hora de montar una empresa o negocio de e-commerce son muchos los aspectos importantes que hay que tener en cuenta, pero sin lugar a dudas uno de los factores clave es contar con un buen socio en el área logística.

Si hasta hace unos años los consumidores practicaban la compra online casi con miedo, hoy en día los consumidores están mucho más informados y son más exigentes. Además de calidad y precio, a la hora de decidirse a hacer una compra, los consumidores tienen muy en cuenta aspectos como los plazos de entrega del producto y las formas de devolución.

Cuando un consumidor compra un producto online quiere tenerlo en casa lo antes posible. Eso ha hecho que las empresas de logística hayan tenido que agilizar sus procesos en los últimos años, mejorando sus sistemas de gestión de stocks y su sistema de preparación de pedidos y transporte.

Pero además de una entrega rápida el cliente quiere poder devolver su producto con la misma rapidez y sencillez que lo ha recibido en caso de que desee cambiarlo y, a ser posible, que esa devolución sea gratuita.

Rapidez en la entrega y sencillez en los trámites de devolución determinan en muchos casos la decisión de compra, por ello es tan importante para las empresas especializadas en e-commerce contar con un buen socio en el área logística.