Gestión del almacenaje de mercancías

La gestión del almacenaje de mercancías eficiente


La gestión del almacenaje de mercancías eficiente

La logística de almacenamiento ha ido cambiando y, en los últimos tiempos, ampliando las funciones o áreas de competencia, por lo cual, la gestión de almacenaje de mercancías es un ámbito cada vez más profesionalizado.


El almacén dejó de ser simplemente un medio más de la compañía para pasar a formar parte de la estrategia de gestión y estructura orgánica de la empresa.


Funciones de la gestión de almacenamiento

Dado que la custodia, control y abastecimiento son las actividades principales, el objetivo se concentra en aprovechar al máximo el espacio disponible garantizando la accesibilidad a los productos, la rotación efectiva del stock, y la actualización y control de inventario.


Todas estas funciones se deben planificar estratégicamente a fin de que sea posible minimizar los costes operativos del almacén.


Gestión del almacenaje en función del espacio

El espacio, así como el tipo de mercancías almacenadas, determinan el tipo de almacenaje más apropiado, estos pueden ser: en bloque, a granel, ordenado o caótico, con pasillos o sin pasillos intermedios para movilizar la mercancía.

Los métodos para la gestión pueden ser, principalmente, FIFO (primero en entrar, primero en salir) y LIFO (último en entrar, primero en salir), según el tipo de mercancías y el diseño de la red de distribución, lo que también determinará en gran medida la optimización del espacio de almacenaje.

Debido a la gran cantidad de factores a considerar en la gestión eficiente del almacenaje, así como la ampliación de los mercados y de las redes de distribución, muchas empresas, grandes y pequeñas, deciden la externalización de la gestión del almacenaje de mercancías mediante un operador logístico.

La gestión externalizada del almacenaje presenta varias ventajas en cuanto al aumento del espacio de almacén o incluso su total desaparición en la empresa, la posibilidad de mejorar el método de almacenamiento, anticipar los costes del almacenamiento de las mercancías, reducir riesgos y aumentar la flexibilidad para ampliar la distribución o destinar recursos a otras áreas de la cadena de suministro.

Sobre el autor