asesoramiento comercio exterior

Internet Industrial de las cosas abre nuevas oportunidades para la logística

El conocido como Internet de las cosas ha dejado ya de ser una novedad tanto en el ámbito empresarial e industrial como en el ámbito doméstico. Cada vez es más habitual la conexión de aparatos que se utilizan en el día a día con Internet a efectos de conseguir un uso más eficiente de los mismos.

El sector de la tecnología y la comunicación no para de avanzar y una de las últimas novedades es el Internet Industrial de las cosas (IIoT). Este concepto va más allá del Internet de las cosas y apuesta directamente por la conectividad de procesos industriales, de tal manera que se mejore la analítica industrial y se dé lugar a procesos de fabricación, almacenaje y distribución mucho más eficientes, con menos costos y en menos tiempo.

Los expertos creen que el Internet Industrial de las cosas es ya la próxima revolución en el ámbito empresarial, afectando especialmente al ámbito logístico, en el que las nueva conectividad servirá para reforzar la eficiencia en todos los eslabones de la cadena de suministro.

En un ámbito económico que es cada vez más competitivo, los clientes necesitan empresas que puedan ofrecerles servicios totalmente adaptados a sus necesidades. Es en esa adaptación y personalización del servicio en la que el IIoT va a jugar un importante papel en los próximos años. Gracias a las diferentes herramientas de análisis y monitorización, el proveedor de servicios podrá conocer rápidamente las necesidades de sus clientes y ofrecer un servicio que cumpla a la perfección con los requisitos exigidos, aportando a la vez valor añadido.

Contenedores refrigerados que permiten al cliente monitorizar el estado de sus mercancías en todo momento hasta que lleguen a su destino, aplicaciones que ayudan a prescindir del papel en trámites administrativos o neumáticos con sensores que ayudan a los conductores a conseguir un uso más eficiente del combustible, son sólo algunas de las aplicaciones de la IIoT.