Internet y su creciente importancia en la logística de distribución

Internet gana cada vez mayor protagonismo en el día a día y no sólo en el ámbito particular, sino también en el mundo empresarial.

De 20 años a esta parte la presencia de Internet en las empresas ha pasado de ser algo casi excepcional a ser algo totalmente necesario, agilizando todos los procesos de la cadena de suministro.

En el ámbito logístico Internet ha permitido una mejora de las comunicaciones que ha supuesto una auténtica revolución, pero el llamado Internet de las cosas también está calando con gran profundidad en el sector de la logística.

El concepto “Internet de las cosas” en realidad hace referencia a un conjunto de aparatos que están interconectados entre sí, algo que cada vez es más frecuente en los almacenes logísticos.

Si los sistema de radiofrecuencia fueron una auténtica novedad en el sector de la logística hace 15 años, en la actualidad estamos experimentando una nueva evolución del sector. El Internet de las cosas ha dado lugar a nuevos microchips y otro tipo de sistemas que de forma fácil permiten impulsar los procesos logísticos y mejorar la calidad de los mismos.

Estos nuevos dispositivos permiten controlar la mercancía en todo momento, una monitorización integral que permite al dueño de la mercancía poder saber dónde está y en qué condiciones en cada momento.

Esta monitorización constante hace que los productos sean menos sensibles al robo y contribuye además a que ciertos productos estén más protegidos frente a las falsificaciones, asegurando al receptor que el producto que recibe es auténtico y original.

Desde el almacenamiento hasta las rutas de distribución, pasando por la entrega de última milla, el propietario de la mercancía puede ahora saber por donde ha pasado su producto y quien ha sido responsable del mismo en cada momento.

Los nuevos sistemas de etiquetado y microchips pueden ser además muy valiosos de cara al consumidor final, ya que permiten aportarle más información sobre el producto que está adquiriendo sin necesidad de usar mucho espacio.