socio e-commerce

El auge que el comercio electrónico o e-commerce está experimentando en los últimos años está suponiendo todo un reto tanto para las empresas que quieren usar Internet para ofrecer al público sus productos y/o servicios, ya sea como uno de los canales de venta como si se trata del único, como para las empresas de logística.

El consumidor que hace una compra online busca una experiencia positiva y una parte muy importante de esa experiencia positiva es poder recibir el producto que ha adquirido en un plazo de tiempo que sea lo más breve posible.  Es por ello que la logística se ha convertido en una pieza clave dentro del e-commerce.

En la actualidad ninguna tienda online puede alcanzar el éxito si no cuenta con el apoyo de un buen servicio logístico.

En Algevasa contamos con la experiencia, los medios y el equipo humano. Lo que nos capacita para ocuparnos de todo el proceso logístico de distribución de un producto que se venda  online, independiente del sector al que pertenezca o de que su distribución sea nacional o internacional.

No importa lo buenos que sean los productos o servicios que ofrece o lo baratos que sean, si los productos tardan demasiado en llegar o llegan en malas condiciones, los consumidores preferirán hacer su compra en otra tienda online.

Adaptarse a los gustos, las necesidades y las exigencias del consumidor es uno de los aspectos clave en un sector como el del e-commerce, en el que cada vez hay más competencia y en el que además las empresas compiten a nivel mundial unas con otras.

Para las tiendas online es básico poder informar a sus clientes del tiempo que van a tardar en hacer la entrega del producto y contar con una cadena de suministro que sea lo suficientemente visible para poder informar al cliente en todo momento del estado en que se encuentra su pedido.

Esta necesidad de tener una logística mucho más rápida y eficiente ha supuesto una auténtica revolución en el sector de la logística, dando lugar a un mayor desarrollo de los servicios de paquetería exprés.

Tanto la logística interna como la logística externa han tenido que experimentar cambios y adaptarse a las nuevas exigencias del mercado para poder hacer frente a las necesidades de un consumidor final que demanda cada vez mayor conocimiento sobre el momento preciso de entrega.

Hay que tener en cuenta que un cliente no puede pasar todo el día en casa esperando a recibir un paquete, por eso es frecuente que los consumidores que realizan habitualmente compras online exijan a las tiendas online una mayor flexibilidad de horarios y una información cada vez mayor sobre el momento concreto de la entrega, así como una mayor facilidad a la hora de hacer las devoluciones de los productos.

Así el objetivo de las tiendas online y sus servicios de logística es garantizar al cliente una buena experiencia de compra que se traduzca a su vez en una nueva compra y en una recomendación a otros posibles clientes.