asesoramiento comercio exterior

La crisis económica supuso la desaparición de muchas empresas, pero también el surgimiento de nuevas oportunidades para aquellas que lograron resistir los peores momentos de la mala situación económica. En un entorno en el que la demanda interna no hacia sino descender, muchas pymes encontraron en el mercado exterior la mejor manera de poder seguir siendo rentables.

Las pymes españolas están entre las que tienen un mayor índice de exportaciones al resto de Europa, pero también incrementan cada vez más su actividad en los países emergentes, en los que existe una mayor demanda de sus productos y/o servicios que en economías que ya están plenamente desarrolladas.

A la hora de llevar a cabo la internacionalización las pequeñas y medianas empresas deben evaluar diferentes factores. Tras la toma de la decisión de exportar productos o servicios es el momento de hacer un estudio de mercado para conocer el mercado al que se quiere entrar, también es importante hacer un estudio para evaluar la forma de mejorar la producción y reducir los costos, así como hacer una previsión de los riesgos que puede tener para la empresa el vender fuera de las fronteras nacionales.

Con todo ello ya listo el siguiente paso es elaborar un plan de marketing y una buena estrategia de ventas, eligiendo los canales de distribución más adecuados.

Normalmente al finalizar estas fases es cuando las pymes deciden contar con los servicios de asesores en comercio exterior que les ayuden a conocer mejor la legislación de los países en los que quieren tener presencia y los requisitos necesarios para formalizar los contratos que sean necesarios. Sin embargo, la labor de los asesores de comercio exterior puede ser mucho más extensa y colaborar con las pymes desde el primer momento en que éstas deciden que van a exportar productos o servicios, ayudando en momentos clave como la elaboración de la estrategia de ventas o la selección de proveedores en el extranjero.