El mercado es ahora el mundo

La sociedad y la economía está en constante cambio, esto provoca que también las empresas deban aprender a moverse en un ambiente cambiante y eso es algo que se está notando todavía más de unos años a esta parte.

Hasta hace unos pocos años la internacionalización, el poder ofrecer productos y servicios en cualquier parte del mundo, era territorio vedado para las pequeñas y medianas empresas y es que sólo las grandes corporaciones tenían el capital y los recursos suficientes para entrar en los mercados internacionales.

Las nuevas formas de entender el comercio, el marketing y las nuevas tecnologías, han dado lugar a un escenario empresarial más democrático en el que todas las empresas pueden participar. Hoy en día los negocios ya no se limitan a una determinada área geográfica sino que para muchas empresas el mundo entero se ha convertido en su mercado.

En este auge de la internacionalización de productos y servicios ha tenido mucho que ver el comercio online. Cada día millones de personas en todo el mundo compran todo tipo de productos online: libros, viajes, alimentación, moda… y no se limitan a comprar a las empresas que están dentro de sus fronteras, sino que no tienen ningún tipo de perjuicio a hacer su compra en un país que está a miles de kilómetros del suyo.

La razón es que los consumidores saben que las empresas que operan online ofrecen un extra de seguridad y calidad ya que viven de la reputación que tienen en la Red, que para ellas es su mejor estrategia de marketing.

Pero para que esas empresas puedan ofrecer un servicio todavía mejor han sido clave las alianzas estratégicas entre las empresas de e-commerce y las empresas logísticas, que son las que verdaderamente facilitan que las mercancías se muevan de forma rápida y eficaz a nivel mundial, llegando a consumidores de todo el mundo en el menor tiempo posible.