El número de empresas que ofrecen sus productos en Internet se ha multiplicado en España en un período de cinco años, lo que ha hecho incrementar la importancia de la logística en las empresas dedicadas a la venta de productos online.

El e-commerce o venta online ha tenido un gran desarrollo en España y se calcula que en 2016 los consumidores españoles gastarán unos 20.000 millones de euros en este sector, pero para ello es necesario que las empresas de e-commerce y sus socios logísticos asuman los retos que tienen por delante.

El consumidor español es uno de los más dispuestos a hacer sus compras online. El público objetivo de las tiendas online se está ampliando y el rango de edades de las personas que deciden hacer sus compras a través de un dispositivo electrónico ha aumentado notablemente, incluyendo a las generaciones más jóvenes, pero también a las personas de mediana edad.

Los consumidores que hacen su compra online buscan buenos precios y encontrar productos que no tienen a su disposición en un punto de venta físico cerca de su domicilio, pero a medida que el e-commerse se integra como una forma de compra habitual, las demandas de los consumidores crecen.

Un estudio del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información ha puesto de manifiesto que los consumidores demandan cada vez con más frecuencia una mayor importancia de la logística en las empresas dedicadas al comercio online.

Evitar los daños en los embalajes durante el transporte, ajustar los costes de envío, mejorar los sistemas de devolución de productos y ampliar los lugares y horarios de entrega son los retos más inminentes que los consumidores creen que las empresas deben superar para que el comercio online siga creciendo al ritmo actual y ganando nuevos adeptos.