sistemas

Las nuevas tecnologías han supuesto una auténtica revolución en muchos campos y han sido también de gran ayuda para agilizar el trabajo en el sector de la logística, dando lugar a procesos más eficientes.

Uno de los sistemas más empleados en los almacenes de logística en Barcelona es la radiofrecuencia.

El sistema RFID (Radio Frecuency IDentification) se ha convertido en uno de los más usados en los operadores logísticos de todo el mundo.

Se trata de un sistema de almacenamiento y recuperación de datos de forma remota a través de etiquetas, códigos o tarjetas.

Cada etiqueta dispone de una pequeña antena que responde a las peticiones de información por parte de los aparatos de radiofrecuencia, sin necesidad de que exista visión directa entre el emisor y el receptor, algo que si era necesario con los antiguos sistemas de infrarrojos.

Con una etiqueta RFID y un lector de radiofrecuencia se puede saber de forma inmediata en qué lugar del almacén se encuentra una determinada mercancía, lo cual supone una importante ganancia de tiempo en el trabajo en los almacenes.

La radiofrecuencia permite conocer rápidamente la ubicación de una mercancía, pero su utilidad va más allá al facilitar que cualquier trabajador del almacén pueda mover una mercancía de un lugar a otro y sólo tenga que pasar el lector por la etiqueta para dejar constancia de su nueva ubicación.

La relación entre la radiofrecuencia y sus beneficios en la cadena de suministro no acaba aquí. Poder conocer de forma rápida e inmediata en qué lugar están almacenadas las mercancías permite que los trabajos de preparación de pedidos y carga de camiones puedan hacerse también de una forma mucho más rápida y eficiente, facilitando a la vez la gestión del stock al permitir conocer con exactitud cuantas unidades de cada producto están disponibles en el almacén.