El e-commerce sigue siendo una tendencia en auge a nivel mundial. En España el número de personas que se animan a realizar compras de todo tipo de productos a través de Internet es cada vez mayor.

El gran interés del público por comprar online ha hecho que en los últimos años las tiendas hayan tenido que ampliar su oferta, complementando sus tiendas físicas con tiendas online en las que usuarios de todo el mundo puedan adquirir sus productos.

Para que las tiendas puedan hacer llegar sus productos a sus clientes el sector logístico también ha tenido que evolucionar. A medida que el consumidor realiza más compras online, se vuelve más exigente en cuanto al servicio que quiere recibir, por lo que las empresas de transporte deben amoldarse a las nuevas demandas.

Comprar un producto que sólo se ha visto online en ocasiones tiene como consecuencia que al recibirlo en casa ese producto no sea como se esperaba, lo que acaba produciendo una devolución.

Las devoluciones dentro del mundo del comercio online no son algo excepcional, según los últimos datos del sector hasta un 24% de clientes españoles que hacen una compra online, deciden devolver el producto adquirido.

Para que el cliente pueda devolver el producto el aparato logístico debe volver a ponerse nuevamente en marcha, en esta ocasión a través de la logística inversa, haciendo que el  producto llegue en óptimas condiciones dede el cliente hasta la empresa vendedora.

Esto ha supuesto un verdadero impulso para la logística inversa, que ha ido experimentando un notable desarrollo a medida que ha ido creciendo el e-commerce, ofreciendo una variedad de servicios de devolución cada vez más amplia.

La importancia del régimen de devoluciones es hoy en día tan importante cuando se trata de hacer compras online, que es uno de los primeros factores que evalúan los compradores.