Las reformas del transporte por carretera se detienen


La reforma del transporte por carretera a través de las enmiendas propuestas al Parlamento Europeo en 2017 fueron nuevamente rechazadas y vuelven a consideración de la Comisión de Transportes.

La actualización de reglas sobre tiempos de conducción y descanso de los conductores, cabotaje y desplazamiento de los conductores ha sido criticada tanto por organizaciones empresariales como por sindicatos, así como también por los países del Este.

Valoraciones de los eurodiputados sobre el paquete de movilidad

Los votos del pasado 4 de Julio se concentraron en tres valoraciones:

La primera, relacionada con los requisitos de ampliación y normas específicas para el desplazamiento de los conductores en el sector de transporte por carretera.

En segundo lugar, en lo relativo a los tiempos de conducción diarios y semanales, descansos mínimos y periodos de descanso de los conductores.

Por último, en el acceso a la profesión de transportista y al mercado de transporte por carretera, incluyendo prácticas de cabotaje.

Las críticas a las reformas son diversas y se contraponen. Por un lado, los países del Este abogan por una mayor flexibilidad y liberalización; por otra parte, los países centroeuropeos se posicionan en una regulación más protectora de los intereses nacionales.

Los sindicatos, por su parte, consideran algunas modificaciones propuestas como un retroceso en los derechos y condiciones profesionales.

¿Qué se espera a continuación?

La Comisión de Transporte debe trabajar rápidamente ya que las elecciones al Parlamento Europeo para la mayoría de los países serán en mayo de 2019.

En búsqueda de lograr consensos la Comisión deberá analizar los motivos de rechazo e iniciar trabajos en cada uno de los informes. Para las negociaciones, España se ha ofrecido como mediador para arribar a un punto intermedio.

Sobre el autor