En los próximos 5 ó 10 años muchas tecnologías e innovaciones impulsarán más cambios dentro del almacén logístico; de hecho, la creencia popular más frecuente es que serán estas precisamente las que potencien una cuarta revolución industrial.