hoja

Se conoce con el nombre de productos ecológicos a aquellos productos naturales obtenidos sin haber usado en su producción productos químicos. Para que tengan la condición de productos ecológicos es importante que estos vegetales, carnes o bebidas no presenten ningún resto de productos químicos, por lo que es  imprescindible adoptar las medidas especificadas según normativa a la hora de envasar y transportar estas mercancías.

La normativa sobre producción y etiquetado de productos ecológicos se encuentra en el Reglamento 834/2007 del Consejo de la Unión Europea, de 28 de junio de 2007, que se elaboró a fin de sustituir al anterior reglamento 2092/1991 con el objetivo de adaptar la legislación a las nuevas necesidades del mercado.

Este Reglamento resulta de aplicación en toda la Unión Europea, tanto a los productos producidos en los Estados miembros como a los productos que llegan a los países de la Unión Europea desde un Estado no comunitario. Su objetivo es armonizar las normas en materia de producción, etiquetado y control de productos ecológicos, garantizando una competencia leal entre los productores y una mayor facilidad de circulación de los productos ecológicos en toda la Unión Europea.

Legislación específica para el envasado de producto ecológico se aplica a todos los productos agrícolas, transformados o no, que estén destinados a la alimentación humana; a los piensos; al material de reproducción vegetativa y las semillas para cultivo y a las levaduras para consumo humano o animal.

En base a este Reglamento el etiquetado de este tipo de productos puede incluir la denominación “bio” o “eco” para identificarlos como productos ecológicos. El etiquetado del producto debe ser fácilmente visible en el envase y además debe contener una referencia al organismo de control que ha certificado el producto.

Desde 2010 es obligatorio que el envase incluya el logotipo comunitario y la indicación del lugar de procedencia de las materias primas que se han utilizado para elaborar el producto.

El Reglamento se complementa con el Reglamento 889/2008 de la Comisión Europea, de 5 de septiembre de 2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento 834/2007.