El marketing online, la gestión y creación de contenidos, la atención al cliente o el diseño web son algunos factores del ecommerce, aunque ninguno de ellos se han visto afectados de forma tan directa como la logística.  La logística es la única interacción real entre el vendedor y el comprador.