almacen

Cuando se trata de logística y almacenes, el éxito de la entrega pasa necesariamente por conseguir que el producto llegue a su destinatario en óptimas condiciones, cosa que no siempre ocurre.

Los últimos estudios en materia de logística y distribución han puesto de relieve la importancia cada vez mayor de los sistemas de embalaje. Los consumidores demandan embalajes que sean ecológicos, fáciles de transportar y que además protejan el producto frente a posibles daños.

El embalaje cumple una función vital dentro del sector de la logística y en los últimos años está adquiriendo una importancia cada vez mayor cuando se trata de e-commerce.

El comercio online ha avanzado mucho en muy poco tiempo, pero a día de hoy todavía un 22% de las devoluciones que se efectúan tienen como razón de ser el deterioro del embalaje durante el transporte.

Los consumidores quieren asegurarse de que su producto ha sido tratado adecuadamente y para ello no hay mejor prueba que un embalaje que está en óptimas condiciones cuando llega a sus manos.

Para satisfacer las nuevas demandas los embalajes están en pleno proceso de evolución hacia diseños más ligeros pero a la vez más resistentes. Pero no todo es cuestión de mejorar los embalajes, también los encargados de logística y almacenes deben tomar medidas para asegurar el éxito de la entrega.

El mundo de la distribución avanza hacia sistemas con una atención cada vez mayor al detalle. Es importante que la mercancía llegue cuanto antes al destinatario, pero no puede hacerse a cualquier precio, también deben tomarse precauciones para que el producto no sufra ningún tipo de daño durante la preparación y el transporte.

A fin de mejorar su servicio, muchas empresas están comenzando a realizar test de simulación del transporte para ver qué es lo que falla en sus envíos y ponerle solución.