La ubicación geográfica de Barcelona convierte a la ciudad en un punto clave desde el punto de vista logístico, ya que facilita el envío de mercancías con rumbo al resto de Estados de la Unión Europea.

El servicio de almacenaje en Barcelona siempre ha tenido una gran demanda.

En los próximos años podrían ser más las empresas interesadas en un servicio de almacenaje en la ciudad, debido a la terminal logística ferroviaria que está por crearse.

La Consejería de Territorio y Sostenibilidad ha presentado un proyecto para crear una terminal ferroviaria logística en Barcelona, en la zona del cauce del río Llobregat. La terminal permitiría agilizar la carga de trenes de mercancías con rumbo a Francia.

El proyecto de terminal ferroviaria busca la máxima eficiencia y para ello la carga en el tren se lleva a cabo a través de un semirremolque, consiguiendo un sistema que permite cargar hasta 40 vagones en una hora sin necesidad de grúas.

El tren realizará la ruta Barcelona-París tres veces al día y permitirá el movimiento de 45.000 remolques al año. La terminal logística contará con ancho de banda ibérico e internacional en cuatro vías de expedición de 850 metros de longitud.

Para agilizar las labores de carga y evitar los embotellamientos, está previsto que la terminal tenga una zona de aparcamiento capaz de albergar 545 camiones.

El transporte de mercancía a través de vía ferroviaria está en aumento en toda Europa y cada vez existe una mayor demanda de servicios ferroviarios internacionales de carga que tengan origen y/o destino en Cataluña.

El presupuesto para la construcción de la terminal es de 33 millones de euros y se prevé que la autopista ferroviaria sea capaz de captar hasta el 10% del tráfico pesado entre Barcelona y París.

La puesta en marcha de esta terminal es una razón más para que muchas empresas demanden servicios de almacenaje en Barcelona y se dé un mayor desarrollo del sector logístico en la región.