El sector logístico necesita estar en constante cambio y evolución para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. En ocasiones las oportunidades de crecimiento logístico aparecen cuando menos se esperan.

Recientemente la IATA, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, ha recomendado a las aerolíneas reducir el tamaño del equipaje de mano, que hasta ahora suele estar en unas dimensiones en torno a los 55 cm x 45 cm x 25 cm, aunque las dimensiones pueden variar en función de la compañía con la que se viaje.

Ahora la IATA ha propuesto a las compañías aéreas que reduzcan el tamaño del equipaje de mano permitido en cabina entre un 30% y un 40%, con el objetivo de garantizar que el equipaje de mano cabe sin problemas en los compartimentos superiores de los aviones y acelerar el proceso de embarque.

Aunque por el momento las compañía aéreas no han adoptado ninguna decisión sobre este tema, la idea no ha gustado demasiado a los consumidores. Sin embargo, la posible reducción del tamaño del equipaje de mano ha supuesto una oportunidad de negocio para las empresas de paquetería.

En los últimos años las aerolíneas han ido limitando paulatinamente el peso del equipaje de sus pasajeros, cobrando cargos extra a aquellos que desean llevar más peso del establecido.  Hasta ahora el equipaje de mano era para muchos una medida alternativa para poder llevar más peso del permitido por la compañía en el equipaje facturado, pero puede que la solución de la maleta de mano esté a punto de verse limitada.

La limitación cada vez mayor en materia de equipaje está dando lugar a que de cara al futuro es posible que a los viajeros les llegue a resultar más económico el enviar su equipaje hasta su punto de destino a través de empresas de mensajería que llevarlo con ellos en el avión. Lo que supondría una gran oportunidad para las empresas del sector de la paquetería.