El buen funcionamiento de la logística en el ámbito del e-commerce es algo que habitualmente no se valora. Sin embargo, el mínimo fallo puede provocar una experiencia traumática para el consumidor, que podría no volver a comprar en el mismo sitio, y para el vendedor, que se arriesga a perder a un cliente.