Operador logístico integral

Operador logístico integral

Cualquier compañía sabe que la logística no es únicamente el transporte de mercancías, sino que comprende muchas más funciones. Para entender la importancia de todas ellas, y la contribución y relevancia de un operador logístico integral (empresa externa especializada en estas actividades), vamos a ir desgranando y sentando las bases de los aspectos más relevantes que hay que considerar.

 

La logística como factor crítico empresarial

La logística constituye uno de los factores de costes que más inciden en la rentabilidad de una empresa, ya que compromete un volumen significativo de recursos humanos y financieros. Las funciones de logística en una compañía incluyen la gestión, planificación y administración de las actividades relacionadas con los flujos internos y externos, de tal manera que finalmente son las encargadas de conectar la producción con los mercados a los que va dirigidos, ya sean estos nacionales o internacionales.

En este sentido, la gestión logística debe optimizar los procesos relativos a la compra y almacenamiento de suministros (logística de entrada) y el almacenaje, transporte y distribución de los productos terminados (logística de salida). Optimizar las actividades logísticas implica realizar estas tareas al menor coste posible, con las máximas garantías de calidad del servicio (para evitar mermas en la mercancía, ya sea de suministros o productos terminados) y en el menor tiempo posible.

Todo ello implica considerar estas actividades como elementos estratégicos dentro de la planificación presupuestaria de la empresa.

 

Tipos de Operadores logísticos que podemos encontrar

Dependiendo del alcance de las actividades que desempeñe, podemos encontrar una amplia tipología:

  • Operador de transporte por carretera. Es el responsable de realizar los tránsitos de mercancías o productos vía carretera, contando con flota propia o subcontratando otros vehículos en algunos casos. Para poder realizar este servicio, debe disponer de la tarjeta que le habilita para ejercer este tipo de servicio.

 

  • También denominado mensajero, se encarga de la entrega de documentación o paquetería de reducidas dimensiones, en un servicio tipo “puerta a puerta”, que incluye la recogida del paquete en el domicilio del remitente, y la entrega posterior en el domicilio de destino. Una de las características principales es el tiempo de entrega, y en función de si la entrega es urgente o no, el precio del servicio varía.

 

  • Operador de transporte multimodal. Es aquél que para el tránsito de las mercancías requiere el empleo de distintos tipos de transporte, ya sean ferroviarios, por carretera, aéreos o por mar. Asume la responsabilidad de la carga frente al cliente, con el que acuerda un contrato en el que se estipulan las responsabilidades y obligaciones en la prestación del servicio y donde se establecen también las garantías del mismo.

 

  • Operador de logística integral. Es aquél que se responsabiliza de varias tareas de la función logística de la empresa, como el transporte, almacenamiento, aduanas, fraccionamiento y grupaje, manipulación (etiquetado, embalaje y preparación de las cargas) y otros servicios auxiliares de transporte. Dada la amplitud de las tareas que puede llegar a abarcar, es primordial contar con una empresa externa especializada de confianza que garantice el buen desempeño.

 

El operador logístico integral, un aliado estratégico

Definida ya la logística como elemento primordial en una compañía, y conocidos los tipos de operadores que puede ésta encontrar, el operador logístico integral constituye una figura esencial en el panorama actual empresarial, ya que es el encargado de planificar, gestionar y ejecutar las tareas de aprovisionamiento, transporte, almacenamiento, manipulación y distribución de las mercancías o productos de una compañía.

Esta labor puede ser desempeñada por personal interno de la compañía, o bien puede ser subcontratada a una empresa externa especializada. La subcontratación o terciarización de estas funciones constituye una vía cada vez más demandada, y una tendencia claramente en auge, porque ayuda a optimizar los procesos (el operador logístico integral es especialista en la realización de estas actividades), ofreciendo una calidad en el servicio (entrega de las mercancías o productos en condiciones adecuadas y en el menor tiempo posible) que redunda en la rentabilidad (puesto que supone un ahorro en costes ya que la compañía no tiene que dedicar personal interno ni recursos monetarios propios a estas labores)

 

Funciones básicas del operador logístico integral

Existe una amplitud de actividades que puede llegar a desempeñar, entre las que se encuentran:

  • Tareas de Almacenaje, que van desde el mantenimiento y custodia de mercancías, hasta tareas que aportan un mayor valor añadido, como la gestión de inventario, fraccionamiento, clasificación, pesaje, reagrupación de cargas, etc…

 

  • Tareas de Transporte, que contemplan todo tipo de tránsitos, larga o corta distancia, entregas en plazos amplios o más reducidos, transporte por aire, mar o carretera, etc…

 

  • Tareas complementarias, como son el etiquetado y manipulación, el embalaje, o cualquier otra especificidad que demande del cliente, etc…

 

  • Tareas de gestión, entre las que se encuentran la optimización de rutas, trámites aduaneros, control de almacén, etc…

 

  • Otras tareas que aportan valor a la cadena de logística, como la gestión informatizada, la especialización en el negocio del cliente, etc…

 

En resumidas cuentas, la elección de un operador logístico integral debe ser muy meditada, y es una decisión que no debe tomarse a la ligera. Nuestra recomendación es que acuda siempre a empresas de confianza, con una trayectoria consolidada, y que le transmitan tranquilidad y seriedad.

En Algevasa llevamos más de 30 años al lado de nuestros clientes, ofreciendo un servicio de calidad en todas las funciones que desempeñamos, adaptado a las necesidades que nos demandan y a los precios más competitivos del sector.