Tras unos meses de calma, la controversia ha vuelto al sector del transporte por carretera al solicitar nuevamente varias organizaciones pertenecientes a la CEOE al Gobierno, que permita la circulación de vehículos de 44 toneladas de Masa Máxima Autorizada (MMA), acabando así con el límite de las 40 toneladas MMA establecido hasta ahora.

Algunos empresarios creen que este cambio de regulación impulsaría la competitividad nacional, pero desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM)  argumentan que este cambio en la regulación supondría un nuevo golpe para un sector tan estratégico para la economía española como lo es el transporte de mercancías por carretera, poniendo en peligro la viabilidad de algunas empresas.

La polémica por el cambio de tonelaje en los vehículos articulados y trenes de carretera se extiende desde hace ya algún tiempo, pero en noviembre del año pasado fuentes oficiales confirmaron que finalmente no se iba a producir la modificación legal que habilitaría el uso de camiones de 44 toneladas de MMA.

Aunque en los últimos meses tras la decisión oficial las aguas han estado calmadas en el sector, desde las confederaciones y agrupaciones de transportistas y empresas del sector denuncian que ciertos colectivos están ejerciendo grandes presiones sobre el Gobierno, lo que hace a los profesionales del sector tener dudas sobre un posible cambio en la legislación.

Además de argumentar que el paso de las 40 a las 44 toneladas de MMA supondría un grave perjuicio para gran parte de las empresas de transporte, desde la CETM también han destacado que permitir la circulación de camiones de hasta 44 toneladas de MMA supondría un importante riesgo para la seguridad vial debido al deficiente estado en que se encuentran muchas vías y al mayor desgaste que sufrirían al circular por ellas de forma habitual camiones todavía más pesados.