almacenaje

Todas las empresas dedicadas al sector del almacenaje cuentan en sus instalaciones con una bodega de almacenamiento. Se trata de un área o depósito temporal en el que van a permanecer las mercancías hasta que sean enviadas al cliente.

La bodega de almacenamiento es el espacio destinado al almacenaje de productos y para que éste pueda darse con éxito es imprescindible que la bodega cumpla con una serie de requisitos.

En primer lugar hay que tener en cuenta que existen productos que requieren de unas condiciones concretas para su almacenamiento. Hay mercancías que deben mantenerse a una temperatura constante para que no se degraden, mientras que existen otras que no pueden estar cerca de fuentes de calor o de zonas húmedas y estos son sólo algunos ejemplos. La diversidad de mercancías implica que las empresas de almacenaje deben disponer de bodegas de almacenamiento adecuadas para cada tipo de producto que almacenan.

Los trabajadores de la bodega de almacenamiento deben contar además con los conocimientos y las herramientas necesarias para desarrollar su trabajo con eficiencia.

La seguridad también es primordial en las bodegas de almacenamiento, tanto para los trabajadores como para las mercancías. Esto implica que los trabajadores deben tener formación en materia de prevención de riesgos laborales y deben tener los conocimientos necesarios para evitar accidentes que puedan poner en riesgo su salud o que puedan suponer un riesgo para la mercancía almacenada.

La función principal de la bodega de almacenamiento es custodiar y proteger las mercancías antes de que éstas sean suministradas al cliente. Para ello es necesario que se lleve a cabo una buena gestión de stocks controlando los registros de entrada y salida y también es necesario que se adopten las medidas necesarias para garantizar la seguridad en el espacio de almacenamiento y para que la zona de almacenamiento permanezca limpia y en orden.