Un sector tan dinámico como el de la logística necesita estar siempre al día de las últimas novedades tecnológicas que puedan resultar de aplicación para agilizar el trabajo en el almacén y hacer más eficiente la gestión de stocks.

Una gestión de stocks eficiente implica una gestión eficaz del inventario, lo que supone por un lado que la empresa cuyos productos están siendo almacenados no va a tener problemas para abastecer de sus productos a sus clientes, es decir, que no va a llegar a haber un desabastecimiento, y por otro lado implica que el stock almacenado no va a ser de tal calibre que la empresa dueña de la mercancía no vaya a poder ponerlo en el mercado y pierda dinero.

Conseguir una adecuada gestión del stock a través de técnicas manuales es algo prácticamente imposible ya que los almacenes acogen en su interior cientos de toneladas de productos. Sin embargo, gracias a sistemas como la radiofrecuencia, el almacenamiento y la gestión se han simplificado.

A través de la radiofrecuencia basta con incorporar una tarjeta o etiqueta a la mercancía para que ésta pueda comunicarse de forma remota con un lector de frecuencias, de modo que se pueda tener conocimiento en todo momento de en qué lugar se encuentra un determinado producto.

La radiofrecuencia permite encontrar rápidamente la mercancía y dejar constancia de todos los movimientos que la misma haya realizado. De esta forma los gestores pueden saber rápidamente cuanta mercancía hay en el almacén. Tener toda la mercancía bien localizada permite tener unos niveles más bajos de inventario, lo que supone un ahorro de costos.

La radiofrecuencia permite una disminución de las pérdidas de mercancía, mejora el flujo de caja, facilita una mejor utilización de los activos y facilita la retirada del mercado de productos concretos cuando sea necesario.