almacenaje

El sector de la logística y el almacenaje está en constante cambio y es necesario que las empresas y sus trabajadores estén siempre al corriente de las últimas tendencias para mejorar sus servicios y ofrecer un valor añadido a sus clientes.

La tecnología ha supuesto toda una revolución para el control de almacenes de logística. Herramientas como los contenedores monitorizados o las pistolas de radiofrecuencia permiten conocer con exactitud toda la mercancía que entra y sale de un almacén y dónde se ubica cada referencia.

En España el uso de tecnología en las labores de gestión de almacenes y control del stock está muy asentado, pero la crisis económica ha provocado que muchas empresas no hayan tenido a su alcance los medios necesarios para seguir invirtiendo en tecnología a fin de ser más eficientes.

La falta de adopción de nuevas tecnologías es uno de los principales retos que deben asumir los operadores logísticos en los próximos años. Se trata no sólo de ponerse al día sino de estar a la vanguardia en materia tecnológica.

Una buena gestión del almacén permite a las empresas del sector del almacenaje y la distribución poder ofrecer una información detallada a sus clientes en todo momento sobre el estado de su inventario, evitando así los problemas que pueden derivarse de una situación de desabastecimiento o de un exceso de stock.

Tener controlado en qué lugar del almacén se encuentra un determinado producto, controlar las fechas de caducidad en casos de productos perecederos, o poder establecer en qué punto de la cadena de suministro se ha producido un desperfecto en una mercancía, son cuestiones clave para conseguir una logística más eficiente que a la vez ahorre costos.

La implementación de tecnología para el control de almacenes de logística equivale por tanto a una inversión en mejora de la competitividad.