almacen

Para adaptarse a las nuevas demandas de los consumidores y las nuevas necesidades del mercado, el sector del almacenaje de mercancías y la distribución está siempre en constante evolución.

De cara a los próximos años los expertos han destacado una serie de retos que deberán enfrentar todas las empresas dedicadas al almacenaje de mercancías si quieren seguir siendo competitivas.

Las tecnologías tienen ya una gran penetración en el sector de la logística, pero su protagonismo va a seguir creciendo. En los últimos años se han venido monitorizando cada vez más los pasos de la cadena de suministro. En un futuro no demasiado lejano toda la cadena de suministro estará totalmente monitorizada gracias a las nuevas herramientas tecnológicas, de forma que todos los intervinientes de la misma tendrán información en tiempo real sobre el estado y ubicación de los productos.

Esta monitorización de la cadena suministro va a facilitar el ofrecer servicios a la carta. Un control total de las mercancías va a permitir a las empresas del sector logístico ofrecer servicios cada vez más personalizados a sus clientes.

El uso de nuevas tecnologías ayudará a superar otro de los retos que enfrenta el sector logístico, reducir los costos. A día de hoy el coste logístico sigue siendo demasiado alto, lo que encarece el precio del producto para el consumidor final. Con un transporte y almacenaje más rápido de las mercancías y con menos posibilidad de pérdidas o de daños, las empresas podrán ofrecer un servicio más barato que se traduzca en productos más económicos para el consumidor final.

Por último, las empresas de transporte deberán hacer frente al gran reto de conseguir que su actividad sea más sostenible desde un punto de vista medioambiental. En este sentido la implantación de medidas de conducción eficiente y la llegada de camiones de última generación a las flotas de transporte de mercancías serán clave para una logística más eficiente.