La logística ha tenido que enfrentar grandes retos en los últimos tiempos y uno de ellos ha sido un buen desarrollo de la logística de distribución urbana.

Aunque poco a poco los grandes centros logísticos se han trasladado a polígonos de fácil acceso para los camiones, las empresas y los puntos de venta siguen estando ubicados en las ciudades y acceder a ellas es cada vez más complicado para los camiones de reparto.

Las empresas de logística de distribución son imprescindibles en el comercio y deben ser capaces de hacer llegar el producto al punto de venta en el menor tiempo posible, pero la circulación por la ciudad se ve expuesta a más retos que la circulación por carretera. El tráfico diario, las horas punta o la no habilitación en algunos lugares de zonas de carga y descarga, son algunos de los retos que deben enfrentar los profesionales que hacen el reparto en ciudades.

Frente a esta situación los expertos del sector abogan por dar un mayor impulso a la logística noctura, de tal manera que los envíos puedan llegar a las grandes ciudades durante la noche y la mercancía esté en los diferentes puntos de venta a primera hora de la mañana.

Para mejorar la logística urbana las empresas del sector demandan una mejor regulación de las zonas de carga y descarga ya que en ciertas zonas los 30 minutos durante los que se permite el estacionamiento no son suficientes si la cantidad de mercancía a descargar es grande o si la zona de carga y descarga no está cerca del punto de venta.

La logística de distribución nocturna no sólo agiliza la llegada de las mercancías sino que también ayuda a reducir el coste por cada tonelada transportada y ayudaría a eliminar hasta el 92% del tráfico de vehículos de reparto en horas punta.