Gran parte de las mercancías que España exporta al resto de Europa salen del país en camión. El transporte por carretera sigue siendo el transporte logístico por excelencia cuando se trata de llevar mercancías a otros países de Europa.

De unos años a esta parte las empresas españolas que usan la frontera con Francia para llevar sus productos a terceros países se ven afectadas por incidentes que en la mayor parte de los casos están protagonizados por ganaderos y agricultores franceses. Las imágenes de productos de agricultura y ganadería española tirados en las carreteras fronterizas se han convertido ya en una desagradable tradición que se cumple todos los años.

Las acciones de los ganaderos y agricultores franceses no son un incidente aislado sino algo que se repite de forma cíclica cada año, causando graves pérdidas a los empresarios españoles y poniendo en riesgo en algunas ocasiones la vida de los conductores de camiones.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha denunciado ya varios actos vandálicos en la frontera gala, donde hace unos días unos individuos bloquearon el paso a un camión y volcaron los 2.000 kilos de carne que transportaba en su interior. A ello se suma que un camionero sufrió varias contusiones e incluso la rotura de una costilla al negarse a abrir el camión frigorífico que conducía.

Desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías denuncian la pasividad con la que actúa la policía gala, permitiendo que los individuos actúen con total impunidad, causando daños a las mercancías, los camiones y las personas.

Los afectados se proponen hacer llegar sus quejas al Ministerio de Fomento, así como al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para que exijan ante la Unión Europea la depuración de responsabilidades de la administración francesa. El sector reclama además que se reparen los daños producidos y se castigue a los responsables de este tipo de ataques.