asesoramiento experto

El sector empresarial ha cambiado mucho en los últimos años. Si hasta hace poco más de una década la expansión internacional del negocio era algo limitado casi exclusivamente a las grandes empresas, de un tiempo a esta parte las nuevas tecnologías han permitido que empresas grandes y pequeñas también tengan la posibilidad de vender sus productos o servicios fuera de nuestras fronteras.

A pesar de los avances, la internacionalización sigue siendo un proceso complejo que requiere de una buena planificación y una adecuada ejecución para que sea exitosa, es por ello que cada vez más empresas deciden dejar este proceso en manos de profesionales y contratan los servicios de asesores en comercio exterior.

Un asesor en comercio exterior es una empresa o agente especializado en mercados internacionales, generalmente está especializado en los mercados más emergentes del momento y es capaz de asesorar a las empresas para entrar en un mercado extranjero con buen pie.  Su función es doble ya que actúa como puente entre la empresa y sus posibles clientes en el extranjeros.

Por un lado asesora a la empresa en todo lo relacionado con el proceso de internacionalización, pero por otro entra en contacto directo con los posibles clientes y les ayuda a conocer los beneficios que pueden tener para ellos los productos o servicios de la empresa que se está internacionalizando.

El asesor en comercio exterior desarrolla en colaboración con la empresa un plan de actuación en mercados extranjeros, informando a la empresa interesada en internacionalizarse sobre los mercados en los que podrá vender sus productos o servicios de manera más rápida y eficaz.

A la hora de vender en mercados extranjeros hay que estar muy al tanto de la legislación del país en cuyo mercado se quiere entrar, algo que puede ser especialmente complejo y no sólo por el idioma. Los asesores en comercio exterior también ofrecen ventajas en este sentido ya que son conocedores de la legislación de diversos países, lo que permite que el proceso de internacionalización se desarrolle de una forma más rápida y sin problemas legales.

La cultura es otro de los obstáculos que deben superar las empresas que quieren operar en mercados extranjeros. En algunas regiones como los países asiáticos la cultura, y específicamente la cultura de los negocios, es tan diferente de la occidental, que poco puede hacer una empresa que la desconozca o que no se adapte a ella. Aquí es donde reside otra de las ventajas de contar con asesores en comercio exterior ya que estos están especializados y conocen la cultura propia de otros países, haciendo que las negociaciones fluyan de manera más natural.