almacenaje

Los sistemas de monitorización son la última novedad en el almacenaje de mercancías.

La inversión en este tipo de equipos es costosa, pero puede recuperarse lo invertido en un plazo medio de tiempo gracias a los múltiples beneficios que ofrecen estos sistemas.

La monitorización se utiliza tanto cuando la mercancía está viajando como una vez que ya está ubicada en el almacén.

Existen una gran cantidad diferente de dispositivos de monitorización. La mayoría de ellos sirven para indicar en qué lugar se encuentra la mercancía, de modo que la gestión de stocks es mucho más fácil.

Una gestión de stock más fácil, así como una disminución de las pérdidas de mercancía, suponen a la larga un ahorro de dinero para las empresas, lo que es una gran ventaja.

Los sistemas más sofisticados de monitorización aportan todo tipo de información complementaria como la velocidad a la que está viajando el vehículo que transporta la mercancía, lo que permite mejorar el servicio de atención al cliente a poder dar plazos de entrega muy ajustados a la realidad.

Otra ventaja de estos sistemas es que cuando se trata de mercancía que requiere de temperatura controlada son capaces de indicar a que temperatura se encuentra la mercancía, lo que facilita detectar problemas relacionados con el transporte o el almacenaje refrigerado y reduce los daños causados por la ruptura de la cadena de frío al poder actuarse de forma más rápida.

Los sistemas más avanzados pueden ser de gran ayuda frente a los robos. Los últimos diseños presentados en el mercado permiten conocer en que momento la puerta de la boca de carga del camión ha sido abierta sin autorización. Esto además de disminuir los robos ajusta el precio de los seguros de mercancías.

Los sistemas de monitorización tienen cada vez más usos y sus ventajas aumentan de forma progresiva cada vez que se mejora la tecnología de los mismos.